18 septiembre 2006

colegio vacío

como cuando saltábamos los charcos
y nos salpicábamos..
todo era mágico
si estabas solo mirando..
quedó tu nombre grabado en todos los árboles
y disfrazábamos lo extraño sin preguntarnos nada

1 comentario:

indianguman dijo...

ah, hermoso, breve y preciso, como los nombres en los arbolitos

saludos!