14 junio 2009

some might say

el otro día comentaba, sangría en mano, que esta realización personal por la que (quizá) estoy pasando, a mí no me está sirviendo para nada. no encuentro ni un sólo fruto en mi jardín. quiero decir, no hago las cosas para que los demás me las reconozcan, ni siquiera el hecho de que me las reconocieran creo que me consolaría, es más: no es lo que quiero. pero de la misma forma que lo estoy intentando yo, eh! hagámoslo todos, no?
no hay nadie que no pueda intentar hacerlo. todo lo demás son excusas. ex-cu-sas.
es como el sonreir.
¿para qué voy a sonreir yo en todo momento si no siempre tengo motivos (ni ganas)?
a quien tiene que serle útil una sonrisa es, principalmente, a uno mismo, y si hay alguien a quien le alivie mi sonrisa, seamos honestos y que alguien deje que yo me alivie también.

me dijeron que los frutos de estas cosas se recogen con el tiempo.
y yo a esto siempre respondo: ya, pero ¿cuándo?

5 comentarios:

la niña imantada dijo...

-llevo todo el día en la cama
-y eso?
-no tengo ganas de nada
-por? ha pasado algo?
-nada. eso es lo que ha pasado. no pasa nunca nada.

tan difícil de entender es?
no va a hacer nadie nunca nada por mí?

supersalvajuan dijo...

Siempre se puede escuchar el Roll With It.

la niña imantada dijo...

No todo el mundo sabe leer poesía, ni todo el mundo es capaz de amar jardines preciosos ni sus flores más extraordinarias...
Quizá hay que chapotear en una piscina bajo el sol, mientras por ahí afuera pasan los vientos ásperos...

Esther

laura dijo...

yo estoy aprendiendo (la mayor parte de las veces, a las duras), que todo lo que puedes esperar que se haga por ti, siempre provendrá de ti misma.
y mientras esperemos que sean otros los que hagan cosas por nosotros, sólo obtendremos una cosa: nada. todas esas historias de amor que nos han vendido no son más que ciencia ficción. más ficción que ciencia, en realidad.
besos.

Juan dijo...

...Y ese debe ser el fin último de de nuestra vida hacer las cosas por y para uno mismo... pero nunca dejándonos caer en las redes del egoísmo, sino del desapego bien entendido...

Fmdo: aquel que se sabe toda la teoría pero no hace más que cosechar fracasos en la práctica en forma de golpes anímicos...